Del Krausismo a las “Becas Sánchez del Río”

Ya sabemos que lo importante al final  es que nuestros hijos accedan a estas becas. Este año 2017 repartirán la nada desdeñable cantidad de 74.000€ entre los alumnos de nuestra ciudad.

Pero pocos conocen la historia de este premio y por qué razón llevan este nombre. Y por qué una de las calles  de Haro también comparte la misma denominación.

Karl Christian Friedrich Krause (1781-1832) fué un pensador nacido en Eisenberg, actual Alemania, cuya obra y pensamientos influyeron en gran manera en un importante grupo de pensadores españoles.  Fue innovador en muchos frentes metafísicos, pero también en ámbitos más prosaicos,  como en la promoción de la igualdad entre sexos, en la divulgación de teorías ecologistas y en la reivindicación de los derechos de los niños.

A mediados del S XIX un buen número de librepensadores españoles tomaron como referencia el “Krausismo”. Entre estos se encontraban  Julián Sanz del Río y  su discípulo Francisco Giner de los Ríos.

Sanz del Río estaba buscando una salida al liberalismo doctrinal. Quería encontrar razones que abandonaran las filosofías dogmáticas cerradas y dar a las leyes un carácter más natural, más laico  y más alejado de un dios reglamentador.  Y fué en Krause en quien encontró todo un filón filosófico y pedagógico que le marcó para toda su vida.

Fué Sanz del Río quien rompió el secular y monopolístico sistema de enseñanza implantado en España por la Iglesia católica desde el siglo XVI.  Fué perseguido, expulsado de la docencia e incluso tachado de hereje, siendo él una persona religiosa sin duda alguna.

Uno de sus discípulos fué el malagueño Francisco Giner de los Ríos (1839-1915) , quien en 1876 fundó la Institución Libre de Enseñanza.  Un proyecto pedagógico que propugnaba la libertad de cátedra y la negativa a ajustarse a dogmas oficiales religiosos.

En un principio este proyecto fué previsto para ser llevado a cabo en el ámbito universitario, pero en muy poco tiempo se extendió también a la enseñanza media y primaria.

En estos años, en Madrid, un joven Jarrero llamado Ildefonso Sánchez del Río Pisón, alumno de la institución Libre de Enseñanza,  terminó sus estudios en la Escuela de Ingenieros, Caminos, Canales y Puertos.

Su espíritu de la “Generación del 27” o de “ingeniero bohemio”  como algunos le llamaban, le llevó a crear estructuras innovadoras en todos los ámbitos de la ingeniería civil:

  • Cubiertas de mercados
  • El palacio de deportes de Oviedo
  • Depósitos de agua
  • Puentes
  • Cubiertas onduladas
  • Autovías
  • Forjados cerámicos…
  • El mercado de Pola de Siero, obra adelantada a su tiempo (1930)

Llegó a ser director general de carreteras e impulsó la Ley de Modernización de Carreteras de 1950.

Su espíritu innovador, heredado de la Institución Libre de Enseñanza, le llevó junto a su hermano Carlos, a donar un gran paquete de más de 80.000 acciones de ACS y Acesa , cuyo fruto económico es el origen de  las BECAS SANCHEZ DEL RIO .

Estas becas son entregadas cada año como ayudas a la educación de jóvenes jarreros.

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies